lunes, julio 02, 2007

Deslindes y aclaraciones

En días pasados, intenté subir nuevas entradas a este sitio. Sin embargo, siempre me aparecía una ventana donde se me comunicaba que por el momento el servidor se encontraba inhabilitado (uno de los peores anglicismos que uno se encuentra en el lenguaje de las computadoras, cabe decir). Supuse que existía algún problema y decidí esperar algunos días para que todo se solucionara.

Sin embargo, tanto el miércoles como el viernes de la semana pasada aparecieron en este blog dos entradas en torno a una supuesta polémica entre el autoerigido grupo Austria (con sede en España) y La Truchísima (en México). Como es evidente, ambas entradas aparecían firmadas por mí, aunque eso no era cierto. En cuanto un amigo me notificó que había leído un texto así en este espacio, entré y lo borré de inmediato. Un par de días después, volvió a repetirse la historia.

Ante estos malentendidos, aclaro que las entradas Un grupo de poetas mediocres y La derrota de Austria aparecidas en este blog los días miércoles 27 y viernes 29 de junio, respectivamente, no fueron escritos ni publicados por mí. El caso se debe a un hacker que se introdujo en De territorios, para manipular la información. Aprovecho, además, para responsabilizar a los miembros del grupo Austria por esta intromisión en el blog, así como de cualquier cosa que me pueda suceder. Desde luego, temo que los miembros de ese grupo fanático de neonazis tome represalias, pero es peor callar y dejar que la verdad sea atropellada de esta manera tan indigna. Estoy dispuesto a asumir todas las consecuencias.

Por otro lado, este es el momento y el espacio adecuados para aclarar algunos puntos en torno a esa extraña polémica, en la que me vi envuelto de manera por demás injusta.

1.-Sobre Alejandro Tarrab. Conozco a Alejandro desde hace varios años, y durante mucho tiempo lo consideré no sólo un poeta importante, sino un verdadero amigo. No obstante, sus actitudes recientes no pueden más que desconcertarme y me orillan a desconocerlo públicamente y apartarme de todo lo que tenga que ver con él. Por varios informantes me he enterado de que, en España, Alejandro ha usado mi nombre (y el de otros compañeros) para fines personales (cabildear en premios, obtener antesalas para desayunar con varios premios Cervantes, cobrar cheques en la Biblioteca Nacional de Madrid por conferencias que jamás imparte, fingir que hará lecturas en atril de poemas de López Velarde y necesita voluntarias para el papel de Fuensanta, etcétera).

Pero eso no es, finalmente, nada que me escandalice. Conozco bien cómo suelen ser los poetas. Lo que realmente me tiene sorprendido, en el peor sentido de la palabra, es el artículo que publicó en la revista Migajas verbales, financiada por la misma asociación que ha financiado y legitimado al grupo Austria, como un pretexto para difundir ideas fascistas entre jóvenes españoles que tienen vacías y ridículas pretensiones literarias (el tal David Saldaña es un excelente —y repugnante— ejemplo en ese sentido).

En dicho artículo, y con el exclusivo fin de congraciarse con el grupo Austria, Tarrab me acusa frontalmente de querer "apadrinar una inexistente vanguardia poética, dictaminar cuáles son las formas legítimas de la escritura latinoamericana hoy día, validarme escudado en los alumnos de los talleres que imparto en universidades y casas de cultura" así como de "traicionar los principios elementales del manifiesto Truchísima 2006", firmado en un árido y aburrido lugar del Cono Sur. Concluye diciendo que todos mis postulados no son más que reiteraciones "de apuestas estéticas que han demostrado su fracaso histórico y poético en generaciones pasadas" y, por último, me acusa de "hacerle el juego al oficialismo literario de México".

Me da pena rebatir estas sandeces una por una, sobre todo porque para cualquier lector inteligente resultará obvio que las taras madrileñas de Tarrab lo han llevado por un camino de crítica visceral, pornografía informativa y, sobre todo, lo han convertido en un adalid de ese vicio tan bien visto por los intelectuales de quinta categoría: aparentar capacidades críticas y reflexivas a fuerza de dar golpes bajos a los otros.

Únicamente diré que la raíz verdadera de su crítica nace de la ruptura que ambos tuvimos en Perú, cuando él se negó a incluir un prólogo del respetado doctor Jaime Romero de Silva para un volumen colectivo en donde íbamos a aparecer ambos, y que por fortuna jamás llegó a realizarse. Los pormenores del conflicto se revelaron a la opinión pública en su momento y no considero necesario insistir sobre ellos ahora, a más de un año de que se suscitaron.

2.-Sobre Daniel Saldaña. A este excecrable sujeto lo he visto apenas una vez en mi vida. Confieso, sin embargo, que leí su libro Corazoncito, un volumen digno para el olvido, con poemas —de algún modo debo llamarles a esos ejercicios imberbes— sobre latas de sardinas, actos sodomitas en la carretera a Piedras Negras, una bugambilia que se da en la reja de su casa y varios joyitas más, piezas impecables del onanismo emocional y la medianía de sujetos como éstos.

Tampoco diré nada sobre sus "pronunciamientos públicos" (¿No resulta evidente que ha querido aprovechar el "boom Tarrab" que ahora existe entre los lectores españoles para salir de su mediocre anonimato? ¿No resulta evidente que se enemistó con los integrantes de la truchísima porque ninguno le dio cabida a sus textos torpes y manidos?) Pero existe un tema sobre el cual es necesario desenmascararlo. Al revisar el anuario 2006 de revistas literarias españolas, publicado en coedición por la Universidad Ireneo Gracejo y Lux Editores, veo que Saldaña aparece en varios índices... ¡plagiando poemas de escritores mexicanos y dándolos a las prensas de revistas españolas como si fueran suyos! Puede cotejarse el índice y uno se percata, escandalosamente, que este individuo nefasto vive del plagio. Cabe citar dos ejemplos (entre 14 de los que yo me pude percatar, gracias a una minuciosa comparación de varios de los 74 índices del citado anuario).

Uno. En la revista Oceanía de marzo-abril 2006, la escritora de Tijuana, Verónica Sifuentes publicó un poema llamado "Tarde de infancia", donde se lee lo siguiente: hay un camino/ donde el polvo y yo somos/ una sola visión en esta alcoba/ en que perdí la vida. Una estrofa idéntica aparece en un poema titulado "Junio", de Daniel Saldaña, en la revista Espectro, año 6, número 13. ¿Una curiosa edición del caso Menard o un inescrupuloso robo de textos, sin más adorno?

Dos. En Palabras al viento, suplemento cultural del periódico Nación, Carlos Meléndez Ruano publica un ensayo donde se lee lo siguiente: "En su forma más pura, la intertextualidad ha existido siempre, pero es la conciencia moderna quien ha explotado las relaciones entre distintos textos a través de dos conceptos: primero, el de la historia, segundo, el de la tradición". En ese texto (titulado "Aventuras de la poesía moderna") el ensayista mexicano pone de ejemplo una canción de Lola Flores que aparece en un texto de Susana I. Piñas (La verdad siempre sale a flote como la gota de aceite en el vaso de agua). En la revista Prolegómenos, otoño-invierno 2006, editada por la Casa del Poeta Hispanoamericano, en Madrid, Daniel Saldaña publica un ensayo titulado, ingeniosamente, "Mi aventura personal en la poesía moderna". Ahí explica su "técnica poética". En uno de los párrafos se lee: "En su forma más pura, la intertextualidad ha existido siempre, pero es la conciencia moderna quien ha explotado las relaciones entre distintos textos a través de dos conceptos: primero, el de la historia, segundo, el de la tradición" (idéntico al de Meléndez Ruano). Y como ejemplo de ello habla de que en su poema "Parábolas del hombre sin verdad" emplea una canción de Lola Flores "para generar, mediante la intertextualidad, un reto de memoria y reconocimiento en mis lectores". ¿Puede adivinarse ya cuál es la canción que "él emplea" en su poema? Exacto, la misma que aparece en el texto de Susana I. Piñas: La verdad siempre sale a flote como la gota de aceite en el vaso de agua.

Es lamentable que aún existan tipos así que, amparados por el creciente prestigio de una organización fascista (Austria), emocionados porque algún día Julio Trujillo los saludó en público o por su nula calidad moral estén ocupando páginas de publicaciones honestas (pero ingenuas) con trabajo que ni siquiera les pertenece.

3.-Sobre Austria. Sobre esta organización, nefanda desde todos los puntos de vista, sólo daré un par de datos. No me queda rebatir sus pseudoideas, menos aún criticar a sujetos sin ningún talento, y que son tan conflictivos que viven de generar cismas entre grupos de escritores (comenzando por ellos mismos). Sin embargo, considero necesario que el lector sepa que esa organización recibe financiamiento directo de la APSA, asociación que, como se ha documentado debidamente en la prensa, financia también a grupos paramilitares en distintos sitios de América Latina. Lo que debe destacarse es que si Austria ha enarbolado torpes discursos eurocentristas y ha mostrado su gran torpeza para comprender la poesía latinoamericana más auténtica (incluída la de Tarrab, pese a mi distanciamiento con él), no es únicamente por la ingenuidad sin parangón de sus miembros, sino por los intereses sucios de quienes están detrás de ellos. Finalmente, el grupo Austria no tiene cabida alguno en el mundo poético (ni español ni de ningún otro sitio); sí lo tiene dentro de su papel real: títeres de las fuerzas más oscuras de la civilización.

Podría decir muchas cosas más, pero también considero que no hay que hacerle el juego a este tipo de cosas, ni dejarse atrapar por la prestidigitación a la que recurren individuos nefastos, que siempre serán dañinos para lo que en verdad nos interesa a todos nosotros: la poesía.

(Para seguir con el tono de las rúbricas: Zacatecas 59, int. 14, col Roma)

13 Comments:

Blogger Daniel Saldaña París said...

Aprovecho este espacio para precisar algunas cuestiones: en primer lugar, desconozco completamente de qué se habla en la entrada que ahora comento. Llegué a esta página porque un amigo mío, poeta, me dijo que había visto mi nombre fuertemente vilipendiado en un blog que le recomendaron. No estoy muy seguro de que se trate de mí, aunque sin duda se usa mi nombre completo y se dan algunos datos que sí coinciden con mi biografía: espero ser poeta algún día (hasta ahora permanezco inédito y alejado de los grupos de poetas publicados), viví unos meses en Madrid, sin conocer a ningún grupo fascista ni nada parecido (de hecho, la familia de mi padre es judía, por lo que no se me ocurriría juntarme con personas de ideología neonazi: una cuestión de salud), también es cierto que una vez saludé a Julio Trujillo, pero no me acuerdo bien.
A Alejandro Tarap creo que lo conozco, no en persona sino porque fui a una exposición suya en el MACE de Barcelona... pero según yo no es poeta ni lo ha sido nunca, sino que es un artista plástico peruano bastante mediocre, si bien es cierto que no sé mucho de pintura.
Hace unas semanas envié a la revista "Truchísima", de Campeche, un poema titulado "primera denuncia primera", pero me dijeron que era muy malo y que no lo publicarían. Desde entonces, he recibido varios mails amenazantes de un tal Ramón Peralta, miembro del comité de redacción de esa revista, que dice conocer mi dirección y estar dispuesto a hacer uso de esa información. También se ha referido a mi madre de manera poco correcta y me ha reenviado mails firmados con mi nombre que hablan mal de varias personas, pero que yo no escribí jamás.
Yo sólo quiero llegar a escribir poemas lindos algún día, pero nunca pensé que me sucederían todos estos atropellos.
En mi opinón, un grupo de adolescentes se divierte a mis expensas y escribe textos malos para desacreditarme como poeta. Por favor, Jorge Solís Arenazas: no caigas en el engaño de estos maleantes, yo, Daniel Saldaña París, no tengo nada que ver con los del grupo VIENA ese que dices...

6:17 p. m.  
Blogger Alejandro Tarap said...

http://www.udlap.mx/noticias/boletines/2006/marzo/17/01.aspx

¿Por qué utilizan el nombre de un célebre músico poblano para sus absurdos descalabros?

Y sí soy peruano y artista plástico... co-fundador de AUSTRIA y no sé si mediocre.

Un abrazo, locos.

6:34 p. m.  
Blogger Alejandro Tarap said...

www.udlap.mx/noticias/boletines/
2006/marzo/17/01.aspx

a ver si ya sale el hiperlink.

AUSTRIA!!!!!!!

6:36 p. m.  
Blogger TU MAMÁ said...

Solo puedo decir que el tamaño de la enbidia de Jorge Solís a Alejandro Tarrab es muy grande tan grande como todas sus mentiras y amenazas. Deberia dedicarse a otra cosa. Acaso el mismo no sabe lo que ya todo mundo conoce? Que esta vendido al sistema, que su premio se debe a unos arreglos con Sari Bermudes y otros personajes oscuros. Esos de la trucha y de austria nomas nos andan escandalisando. Yo solo queria decir que los poemas de Alejandro Tarrab son muy bonitos.

atentamentee
tu mama

7:03 p. m.  
Blogger Mónica said...

Ay la verdad están bien ñoñotes tus comentarios y YO SI PENSE QUE ERAS AMIGO, pero ni modo, así es esto, uno nunca sabe con quién cuenta en la vida en realidad, bien dicen que los amigos se cuentan con los dedos de la mano pero nada más se va uno y ya empiezan a hablar mal de uno. Que te vaya bien en la vida y en todo lo que te propongas, ¡éxito!. Aunque ya no nos llevemos estoy segura que te va a ir bien, pues tú simpre has sido bien emprendedor.
Adiós Jorge

Pd. (disculpa los errores de ortografía)

7:30 p. m.  
Blogger Jorge Solís Arenazas said...

Mónica:

únicamente a ti te contestaré, justo porque eres la única persona que me parece sensata en todo este embrollo.

Sólo puedo decirte que:

a) sí soy ñoño y, como te dije, además de todo, me estoy enamorando, así que prepárate para que mi ñoñez incremente.

b) a ti te considero mi amiga, pero como te lo dije el día de fiesta de tu despedida: cometes un error al quedarte junto a ese hombre, que te obnubila y no te deja ver la realidad tal y como es. Tú eres una gran mujer y mereces mucho más que eso. Ojalá recapacites y pronto encuentres a alguien más. En serio, piensa en todo lo que hablamos aquella noche de la fiesta... Si te lo digo es porque te quiero.

Te mando besos y abrazos desde acá, aunque te tomes personal todo esto.

7:38 p. m.  
Blogger Carlos Salcido said...

Estimado Jorge:

Nunca pensamos que llegarás hasta ahí. ¿te crees muy c-----n? En realidad nos das lástima a todos los que de alguna forma tenemos que ver con la cultura en México. ¿Cómo cambian las cosas, verdad hermano? Tus último texto publicado en Tierra Adentro donde hablas mal de Tarrab sólo demuestra tu corrupción.

"Sin ignorar la publicación de Siete Cantáridas y Centauros (ambos de 2001), es factible suponer que Litane es el primer libro de Alejandro Tarrab (Ciudad de México, 1972). Con esto no pretendo descalificar los dos primeros títulos (aunque, a decir verdad, tampoco me entusiasmen demasiado)".

Ahora te aprovechas de esta pelea entre grupos de tontos para echarle m[as fuego a la hoguera.

Que te vaya bien en el limbo.

10:21 a. m.  
Blogger Jorge Solís Arenazas said...

Salcido:

Aunque dije que sólo respondería a Mónica, tú también mereces una respuesta por poner el nombre de todos los mexicanos en alto.

Sólo te diré una cosa: a diferencia tuya, yo conocí a Alejandro Tarrab muy de cerca muchos años, para bien y para mal. Sé cosas que tú ni siquiera imaginas... No hablaré de ellas porque, como quiera que sea, y sin importar lo que pasó después, sí, en algún tiempo fuimos amigos.

Pero no soporto ver el oportunismo en que ha caído en fechas recientes. Y no sólo eso, sino también su cinismo. Los que estuvimos cerca de él en algún momento sabemos que Litane es un gran libro porque Mónica se lo corrigió por completo. Las versiones iniciales eran para llorar, en verdad. ¿Sabes cuál era el título de Litane antes de que Mónica lo corrigiera, por ejemplo? El libro se llamaba "Memorial de mi ternura".

La muestra absoluta de que esto es cierto, es que ni siquiera él se defiende por aquí, lo tiene que hacer Mónica... ¿no es un caso sumamente penoso?

Por último diré que si lo critiqué en mi texto de Tierra Adentro no fue por envidia, sino por el bien de la tradición de la poesía mexicana, que necesita que sigamos reflexionando sobre sus valores.

Gracias por tomarte el tiempo para leer mi blog.

Te admiramos.

Jorge

10:33 a. m.  
Blogger maurizio medo said...

jorge, lamento tanto lo ocurrido, sólo pido reflexiones un poco. sabemos que españa...en fin, pero ¿alejandro?¿estás seguro?, ojalá esto tenga solución

12:26 p. m.  
Blogger Jorge Solís Arenazas said...

Mauricio:

Lo lamento, pero no tiene solución. Poco a poco descubrí que el Alejandro Tarrab que tú y yo conocimos... O mejor: que el Alejandro Tarrab que tú y yo creíamos conocer, no existe. Era sólo una persona aparentando.Como sea, ya ni siquiera me ocuparé de él. Dejaré que la historia ponga a cada quien en su lugar.

Un abrazo

1:16 p. m.  
Blogger oki said...

ay, qué sabrosa pelea, muchachos, hasta me los imagino en lodo

3:01 p. m.  
Blogger popespalindroma said...

jajaja, que cosas!
Daniel no tiene ningun libro que se llame Corazoncito, ese libro mas bien es de Inti García Santamaría, y creo que ese libro jamas llegará a ser tan "imberbes" como tus comentarios.
pero bueno se le perdona por que me dio mucha risa jajaja

10:01 p. m.  
Blogger Edka Sarao said...

¿En serio la poesía joven mexicana se va entre las patas de este grosero potro que deja a su paso enemistades?

Me parece que las relaciones personales entre poetas y las mentes activas de la cultura actual, se entretejen de manera extraliteraria e ideológica.
Como sea los sigo leyendo en línea, y conociendo mejor los pulsos de este ambiente literario.

P.D- Una cosa es rescatable: se exhala energía a través de sus líneas, eso es bueno, la juventud debe ser así, para eso las palabras, las ideas, la visión personal o de un grupo.
Aguante la Poesía... La Literatura

6:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home