viernes, mayo 04, 2007

Estilito, estilito, ¿quién es el más confuso del mundo?

Hacia 1822, en un borrador para el prólogo de su libro De l´amour, Stendhal afirmó que él estimaba la llaneza "sobre todas las cosas". De acuerdo con su contexto, la frase resulta reveladora, ya que presenta un libro que se reivindica a sí mismo como algo distinto a una obra –un libro que no aspira a ser una narración. ("El presente librito, aunque trata del amor, no es una novela, y sobre todo, no es entretenido como una novela.") Por el contrario, el volumen de Stendhal apuesta por constituirse como una reflexión llana sobre las pasiones amorosas.

En esta toma de postura que realiza Stendhal, existe un elemento que es necesario considerar. La aspiración de renunciar a la obra y, en cambio, "describir llanamente la pasión amorosa" pareciera ejercer una proposición secreta, a saber: que la exactitud de cada una de las descripciones del libro exige la renuncia al estilo (a esa embriaguez por la variación de cada frase). Como si esta experiencia de escritura se basara en un lenguaje desnudo capaz de iluminar todo lo que da sustancia a la obra, pero a condición de disolverse él mismo y perder toda inmediatez.

Si lo anterior es cierto, entonces el estilo no representa una serie de hábitos verbales, sino un modo en que el texto se vincula consigo mismo a partir de todo aquello que niega, lo que deja fuera. El texto implicaría un modo de conquistar una forma con el objetivo de borrarse. Es decir, emprender la aventura del estilo, pero no mediante la afirmación de sus elementos y sus riquezas, sino justo desde el polo contrario: definirse como ausencia, dibujar su contorno por lo que excluye más que por lo que asume, en suma, entrar al bello juego de aceptar su vacío final, ese espacio inhabitable que lo hace posible y a través del cuál se reconoce "el lenguaje del escritor".

P.D. de carácter confesional: I'd be a rock 'n' rolling bitch for you es, en efecto, una declaración "sincera". Lo extraño es que a pesar de esa sinceridad no es tan soporífera... ¿Quién resuelve este enigma?

P.D. de la necedad: Pista para resolver el crucigrama: 9 vertical: dativo, acusativo, femenino y sin declinación. Su primera letra es la misma de la pregunta que ahora me hago y no puedo escribir. ¿Puedes pronunciar esta palabra?

1 Comments:

Blogger Jorge Villarruel said...

El sujeto nace; más tarde accede al lenguaje. Éste, se encuentra lleno (llenado) de significados y sentidos, no necesariamente los que aparecen en el Larousse, sino otros más particulares. ¿Me explico?

Bien, todo es sólo palabra, esto es, lenguaje. Y decir que esto son sólo palabras no quiere decir que sea poca cosa, la palabra lo es todo, la palabra es formativa. Es la culminación de la cultura, probablemente.

Mas lo que yo quiero es borrar todo ese sentido de la palabra dada y dejarla limpia y vacía. Me es difícil hablar de ello, pero se refiere más que otra cosa a ese anhelo de volver al objeto "a", de recuperar lo perdido, de llenar el agujero de carencias con sonidos, como el gibberish de los bebés, como la escritura fonética de Hugo Ball (Gadji beri bimba / glandiri lauli lonni cadori / gadjama bim beri glassala). Y ese anhelo lo expreso mediante el [a]poema (lo que yo escribo).

Y Stendhal es divertido porque se pasa por el culo las reglas.

2:30 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home