lunes, mayo 21, 2007

Habitaciones

La ciudad cambia, acaso porque es un tejido de abandonos. La vi en la calle, nos sonreimos y comenzamos a platicar. No fue la imantación de los cuerpos lo que me acercó a ella. Hablé porque sabía que eran mis últimas palabras y las calles que iba dejando se borraban, se desprendían de mí. Me concentraba en sus ojos para no ver que se habían ido las jacarandas —ahí donde yo mismo me abandoné, donde vi los edificios y los vientres partidos, donde aprendí a hablar y después luché por el silencio. Ella movía los labios con un ritmo inquietante. Pero a mí me resultó imposible escucharla. Lo que me atravesaba era una ciudad que, en ese instante, moría. Y al hacerlo me dejaba suspendido. "Abandonas el sur, abandonas el verdor, abandonas nuestra decadencia, abandonas tu propia vida." ¿Viste esos cuerpos, Jorge? Caminaban. Se movían. Pedían ser lo que ya eran. Sus ojos te miraban con certeza, porque ya habían dejado de verte. Eras el que se iba. En esas calles. Y te dijiste, como broma, que nunca hubieras creído que fueran tantos los que la muerte arrebatara. Podías jugar sólo porque hay una cicatriz en ti. Le llamabas periferia. Le llamé, sí. Antes de que la ciudad no fuera más que un suplemento ambiguo de 11 rue Larrey. Abierto, cerrado, adentro. No. Más. Nunca. Y ella movió su cabello, que desprendió su aroma porque todo sigue siendo un desprendimento. Después su mano anotó un teléfono y se fue. Los autos se iban. La gente se marchaba. Nada. Más. Nunca más. Sólo la voz incesante que de todo se esquirla. Y el amparo de una frase, hueca, ajena, inexacta, impotente. Una frase, siempre una frase:

Deseoso es aquel que huye de su madre.

9 Comments:

Blogger adorable esparraguito said...

happy birthday!!!!!!! Munch

11:46 a. m.  
Blogger Jorge Solís Arenazas said...

Gracias, gracias...

¿dónde te desapareciste, dónde fuiste a arrastrar el nombre y el honor?

Quedó pendiente un libro que iba a darte. Si el azar es noble te lo podré enviar con Dolores...

Un abrazo

4:04 p. m.  
Blogger Nadia said...

Felicidades!!
Supongo que sí es tu cumpleaños.

Deseoso es aquél que huye de su madre.

¿Qué es deseoso? ¿Qué es huir? Sólo esa frase. Ahora que me voy de casa. Qué coincidencia.

Un abrazo fuerte

7:33 p. m.  
Blogger Jorge Solís Arenazas said...

Así es Nadia, cumpleaños el 19 de mayo, mismo día en que fue decapitada Ana Bolena... La verdad es que pienso en otra efeméride, donde no aparece ninguna esposa de Enrique VIII, sino tohui, el oso panda mexicano. Pero mejor me la reservo, mientras en mi memoria golpea aquello de "osito panda, que aún no andas..."

Avísame cuándo te vas de casa. Te despidiré en mi balcón agitando pañuelos blancos.

Un abrazo

9:29 a. m.  
Blogger florecita said...

uy! cierto... tu cumpleaños! y cómo no te envié un panda en lugar de un libro.
que estés bien

besos!

6:51 p. m.  
Blogger Jorge Solís Arenazas said...

Qué linda, pero el panda mejor me lo das personalmente, ¿no?

Un gran abrazo

9:11 a. m.  
Blogger Alan said...

Broder, mil felicidades por tu cumple, aunque tarde... Se te abraza desde Guatemalita:
am

9:02 a. m.  
Blogger la cueva de los pájaros said...

Este sí es un saludo tardío, pero igual, para mí hoy es 19 y te doy este abrazo fuerte mi estimado Jorge. A ver cuándo caes por Lima para beber y hablar, beber y hablar, ¿beber y hablar? Otro abrazo.

2:43 a. m.  
Blogger Jorge Solís Arenazas said...

Alan, Harold, et. al:

Gracias, sí, me la pasé desaparecido por aquellos días, pero genial.

Ya tendré que hacer mi gira México-Guatemala-Perú para encontrarnos...

Un abrazo

12:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home